Protección de los derechos de las personas mayores ante ciertas prácticas comerciales

Protección de los derechos de las personas mayores ante ciertas prácticas comerciales

 

Conmemorando el DÍA MUNDIAL de los derechos de la Persona Consumidora que se celebra desde 1983 cada 15 marzo, no queremos olvidarnos de los derechos de las personas consumidoras más mayores, colectivo considerado entre los más vulnerables, cuyos derechos se deben defender de manera prioritaria.

Hoy día existe una gran preocupación antes ciertas prácticas comerciales en domicilios, sobre todo en los de aquellas personas mayores que viven solas, que ante la presión comercial y por desconocimiento, se ven inmersos en compras o contrataciones de las que luego se arrepienten.

Ya en 1985 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó las Directrices para la Protección del Consumidor, para reconocer y legitimar los derechos de las personas consumidoras a nivel internacional. Y dentro de estas directrices se recogieron, entre otros, los principios para unas buenas prácticas comerciales: “…las empresas deben evitar prácticas comerciales que perjudiquen a los consumidores, en particular a los consumidores en situación vulnerable y de desventaja…”.

La realidad es que, a veces, ciertas prácticas sí ponen en desventaja a ciertos colectivos, por ser unas prácticas agresivas, incluso a veces engañosas. Por ello, para las administraciones públicas es prioritario defender los derechos de las personas mayores ante estas situaciones, y desde ORTZADAR acompañamos a este objetivo, desde su formación para aprender a ejercer como consumidoras responsables.

Trabajamos con este colectivo desde hace más de 25 años llegando a una media de 3.000 personas anualmente, a través de asociaciones, centros de mayores, centros de educación para personas adultas, centros regionales, pisos tutelados…

En este momento, mostramos especial empeño en formarles en temas como en el que nos referimos, con el objetivo de que adquieran las competencias necesarias para saber actuar de manera responsable y preventiva ante este tipo de tácticas comerciales, y evitar, de este modo, compras o contratos indeseados, así como posibles fraudes.

 


«